Buenos Aires Argentina, La ciudad que no duerme

La segunda vez que visite Argentina, fue en plenas vacaciones de invierno  hace casi tres años atras , un largo recorrido en bus desde Santiago  a Mendoza y luego de Mendoza a Buenos Aires, un viaje de 22 horas aproximadamente. En chile sabemos que nada es puntual y la partida a mendoza fue con un retraso de dos horas , el terminal de santiago estaba repleto de gente , con bolsos, y alegando por la impuntualidad. Pero una vez que sales, lo mas bonito es ver la cordillera de los Andes cuando traspasas la frontera  en el cruze de los Libertadores. y sobretodo verla nevada en epoca de invierno.

Pero al llegar a mendoza  habia perdido mi conexion del bus hacia  Buenos Aires, y todo el mundo volvio a reclamar, alguno hacian cambio a Rosario, otros se quedarían en Mendoza, y entre el tumulto de gente solo quise esperar, y en mi mente me dije capaz que tenga que pasar la noche en mendoza, tu bajas del bus y los argentinos te cobran al retirar tu bolso. Al acercarme a la agencia  me vi como la ultima pasajera en espera, y digo, ¡sabes!  tengo una conexion a Buenos Aires, y la respuesta del hombre , tendremos que ver, vas a tener que esperar mas de una  hora, no tenemos mas, ¿pero como?, y veo al hombre que empieza a buscar en el computador, y me dice  ¡nena tenés suerte!, corré te vas en un Chevalier de primera clase, en la parada 22, sale en cinco minutos, no lo podia creer, era de lujo , significaba que en las ultimas horas de viaje sería mucho mas comodo viajar, aqui me di cuenta que los argetinos atienden bien , me dirijo a mi asiento reclinable, me acomodo y aparece  el sobrecargo, señorita va a querer cafe, vino , jugo antes de partir  y su cena  fria incorpora lo siguiente…, le traigo enseguida su vino blanco, todo perfecto para seguir viajando la ciudad de la furia que estaba por emerger como dice cerati

al llegar a Buenos Aires, cerca de la estación de trenes,  al llegar un dia domingo alrededor de las 8:00 de la mañana, la ciudad no tiene prisa  y mi primera llegada es a Palermo, sin sencillo para pagar la tarjeta Sube,  un hombre muy amable paga mi pasaje entonces mi  viaje continua, las calles mas conocida Luis Borges, este es el corazón de Palermo.

luis borges

Busco lugar para dormir, mi primera impresión es la entrada aun Bar con asientos  de diseño y pago, todo es muy comodo y bonito uy bienvenido Buenos Aires, Argenitna. la terraza se ilumina  con cafe, facturitas  y todos extrajeros rien, la segunda casa, para tantas historias que contar.

palermo-soho1

en mis recorrido  lo mejor de Palermo son los parques , la ciudad europea, no veo ningun perro vago por la calle, por lo menos en ese lugar , las personas pagan por entrenadores que sacan a paciar a los perros, la amabilidad es de pelicula, en ese instante para mi.palermo  Todos disfrutan  del parque aqui se comparte el mejor mate y el mejor asado, los viejos tienen sus juntas en este parque, cerca de casa y a pocos pasos , la conversacion es alrededor de un mate, se habla de la vida, una mujer me queda mirando y me dice Venid de donde sos, le digo que soy chilena , me siento un poco timida al principio, pero ellos te integran a la conversación,  y cada hombre o mujer mayor comienza a contar su historia, es la primera vez que escucho de cantambria ,  italia. muchos de ellos ya han hecho  su vida en esta argentina, ello no paran de reir, por los achaques , entonces todos quedamos sorprendidos cuando entra un hombre mas joven, mayor que yo , me mira y me dice he encontrado esto ,toma es para ti, y recibo en mis manos un ramo de flores hermosisimo, y la mujer que esta al lado, que no recuerdo su  nombre, me dice pero mira, que prolijo, y todas se ponen a tirar piropos como adolecentes,  me da tentacion de risa, y veo que tiene un violin en su espalda y le digo porque  no tocas para nosotros  y comienza a tocar a Evita peron y todos expectante  termina su show con aplausos  y se despide, amablemente. Ellos me invitan a compartir con ellos en el parque, pero me despido  y prosigo mi viaje.